Pequeña y mediana empresa Uruguay

Un paquete de medidas en apoyo de las micros y medianas empresas, en el contexto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y que ha afectado especialmente a ese sector, establece la Ley 19.942, promulgada por el gobierno de Uruguay el 26 de marzo de este año.

La normativa establece una serie de exoneraciones tributarias para las micro y pequeñas empresas. Una de ellas, es la exención por un 50% de los aportes del empleador a la seguridad social por concepto de jubilación en el periodo comprendido entre el 1 de enero del 2021 y el 30 de junio de 2021 para los sectores de industria y comercio, así como sectores del transporte, turismo, eventos y entretención.

Es requisito para acogerse a este beneficio que las empresas hayan tenido menos de 19 empleados durante 2020 y sus ingresos no hayan sido superiores 10.000.000 UI antes de la entrada en vigencia de la ley.

También, se instauran incentivos para quienes inicien actividades a partir del 1 de enero de 2021 y sean contribuyentes en régimen de Monotributo, ya que se les aplicarán las siguientes tasas en los tres primeros años. Un 25% los 12 primeros meses, un 50% los 12 meses siguientes, y tasa completa del 100% a partir de los últimos terceros 12 meses. Además, para no generar una carga de deuda excesiva, el no pago por más de 12 meses de la prestación de pago unificada, origina la baja automática de la empresa.

También te puede interesar
Uruguay ajusta requisitos para obtener residencia fiscal

Los contribuyentes del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), que en el ejercicio cerrado antes que entrara en vigor la ley no superen los 915.000 UI, no tendrán que, en el período de enero a junio, realizar los pagos mensuales dispuestos en el artículo 93 del Título IV del TO 1996.

En tanto, la ley amplía la facultad del Poder Ejecutivo para disponer del porcentaje de abatimiento del Impuesto al Patrimonio (IP), con la facultad de determinar un porcentaje general para todos los contribuyentes que pueden abatir, o crear excepciones en función del tipo de actividad, ingreso u otro índice objetivo.

El Banco de Previsión Social (BPS) queda facultado para dar facilidades de pago por deudas tanto para tributos personales como por tributos patronales.

El primer caso comprende las contribuciones al Fondo Nacional de Salud, devengados desde el 1 de mayo de 2018 hasta la promulgación de la Ley, donde se otorga el régimen de facilidades previsto en el artículo 1 de la Ley 17.963. En el caso de los tributos patronales, considerando los aportes al Fondo Nacional de Salud, devengadas en el período antes mencionado, se dan facilidades para pagar el monto adeudado en hasta 72 cuotas mensuales, establecidas en UR, con un interés de 2% al año, hasta la extinción de la deuda. Se puede optar a una espera de 12 meses para iniciar el pago de lo adeudado, sin embargo, bajo esta modalidad el beneficio se reduce a 60 meses.
También se conceden facilidades de pago ante BPS a los imponentes bajo el régimen de Monotributistas.

También te puede interesar
¡Les deseamos Felices fiestas!

En el caso de la Dirección General Impositiva (DGI), también la ley la faculta para entregar facilidades de pago a los sujetos pasivos de los impuestos, previstos en los artículos 11 y siguientes de la Ley 17.555, por las deudas tributarias vencidas entre el 1 de marzo y la fecha de término de la declaración de emergencia nacional sanitaria, pudiendo considerarse el tipo de actividad, la baja de ingresos, así como otros registros de carácter objetivo.


Publicado el 06-2021 por Englobally Latinoamérica