La crisis sanitaria producida por el coronavirus ha tenido un gran impacto en la salud de las personas, así como también en la economía. Tanto el sistema sanitario del Perú como su sistema productivo necesitarán de importantes recursos financieros para hacer frente, en los próximos meses, al gran gasto fiscal que deberá hacer el Estado para contribuir a la reactivación económica.

Perú impuesto renta

Una de las ideas que ha tomado fuerza es la de gravar a las grandes fortunas del país para que contribuyan a mitigar la crisis causada por la pandemia, la cual no es solo exclusiva del Perú, sino que también es parte de la discusión de política pública en países como España, Italia, Argentina y Brasil.

En el caso de Perú, se discute en el Congreso un impuesto sobre el patrimonio neto de personas naturales a partir de los 400 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), equivalentes a 1 millón 680 mil soles (USD 492.000 aprox.).

Según lo que indica el proyecto de Ley presentado al Congreso, se tomará como referencia la declaración jurada patrimonial realizada a principios de año de las personas naturales domiciliadas en el país y el monto del impuesto será gradual.

Para los inmuebles y vehículos se considera el valor comercial de estos al 1 de enero de este año. En el caso de las acciones y bonos, su último valor de cotización bursátil al último día hábil previo a la determinación del impuesto. Y respecto de los depósitos bancarios y créditos existentes, su valor al 1 de enero del año que corresponde a la obligación tributaria.

El proyecto de ley también considera a los objetos de colección, obras de arte y joyas por un valor superior a 2 UIT (8.400 soles) y otros títulos financieros que serán establecidos por el reglamento de la ley. Quedan excluidos los bienes muebles que forman parte del patrimonio Cultural de la Nación.

El artículo 5 de la iniciativa de las congresistas Rocío Silva Santisteban y Mirtha Vásquez, señala que el impuesto será de acuerdo al siguiente detalle: