teletrabajo en México

La actual pandemia ha ocasionado que miles de personas trabajen desde sus hogares. Un cambio muy grande que provoca la necesidad de ajustes en la relación laboral entre empleadores y empleados.

La Cámara de Diputados de México aprobó el 8 diciembre modificaciones y adiciones a la Ley Federal del Trabajo en relación a materias que regulan el teletrabajo, el que es definido por la ley como la prestación de servicios del empleado en un lugar distinto a las instalaciones de la empresa o centro de trabajo del empleador, y que utilice principalmente tecnología de información y comunicación para cumplirlas. También es requisito para ser considerado teletrabajo que el cumplimiento de las labores en casa represente al menos un 40% de la jornada.

La nueva normativa, que entró en vigor el 12 enero tras su publicación en el Diario Oficial de la Federación, establece que las condiciones generales del teletrabajo deberán quedar estipuladas en el contrato laboral. Este debe incluir el monto que el empleador pagará en la modalidad teletrabajo (el cual no puede ser inferior al que percibe un trabajador en modo presencial), los mecanismos de contacto y supervisión entre las partes, y la distribución de horarios, entre otros.

Además, la reforma al artículo 311 y la adición al capítulo XII BIS de la ley, los empleadores tienen la obligación de proporcionar y dar mantenimiento al equipamiento necesario para las labores en casa, como impresoras, computadoras, sillas ergonómicas, artículos de escritorio y otros. También instaura el pago proporcional -por parte del empleador- de los servicios de electricidad, teléfono e Internet a los trabajadores que laboren en casa.

Las obligaciones para el empleador también incluyen implementar procedimientos para preservar la seguridad de la información y los datos, capacitar adecuadamente a los empleados para que puedan usar las nuevas tecnologías, y registrar los insumos que entreguen a los trabajadores.
Por su parte, las modificaciones que incorpora la normativa establecen una serie de obligaciones para el trabajador como el cuidado de los equipos e insumos proporcionados, respetar las disposiciones en materia de salud y seguridad, protección de los datos utilizados en el desempeño de sus labores, e informar oportunamente sobre los costos pactados en el uso de los servicios de electricidad, teléfono e Internet.

En el plano de los derechos laborales, la ley instaura la garantía de cambio (reversibilidad) de modalidad presencial a teletrabajo, la promoción del equilibrio de las relaciones laborales, el derecho a estar inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como empleados formales, y la protección a la privacidad y desconexión al término de la jornada laboral. Además, la norma observa que se tenga una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las personas trabajadoras.

La reforma también indica que la Secretaría del Trabajo federal tendrá 18 meses, desde la entrada en vigor de la nueva ley de teletrabajo, para emitir una Norma Oficial Mexicana (NOM), de observancia obligatoria, para normar aspectos de seguridad y salud en el teletrabajo.

Además, el cumplimiento de las obligaciones derivadas del teletrabajo contiene atribuciones y deberes especiales y las faltas a la normativa, según el caso, instaura multas que parten en 50 y pueden llegar a 5.000 UMA’S (Unidad de Medida y Actualización).


Publicado el 04-2021 por Englobally Latinoamérica