Chile: Impacto de los ajustes en Precios de Transferencia en los impuestos indirectos

Por Marcos Rivera Head of transfer pricing division at Englobally Latinamérica

Ahora que estamos próximos[1] al vencimiento de las obligaciones en precios de transferencia, recordamos que muchas empresas multinacionales durante las últimas semanas del año realizan a menudo una evaluación anual de sus precios de transferencia; siendo la consulta más recurrente el saber si la política de precios de transferencia que venían aplicando, ha dado como consecuencia un resultado de plena competencia. Si bien podemos comprender y racionalizar esta duda en el periodo 2020-2022 por el impacto que ejerció la pandemia del Covid-19 para muchas empresas; vemos que algunos grupos multinacionales vienen realizando dichas evaluaciones con mayor frecuencia y, como resultado, enfrentan un ajuste requerido más limitado (o incluso ninguno) al final del año y que impactará en las declaraciones de Renta (abril) y de Precios de Transferencia (junio).

Los ajustes de precios de transferencia son importantes para gestionar, ya que aseguran arreglos entre empresas relacionadas en condiciones de plena competencia. No obstante, al modificar los precios entre relacionadas es fundamental no olvidar el impacto de los impuestos indirectos. Después de todo, en ciertas situaciones, un ajuste de precios de transferencia podría desencadenar un aumento o disminución de los aranceles aduaneros y/o el IVA (de importación) y podría dar lugar a algunos problemas de cumplimiento de impuestos indirectos.

¿Qué es un ajuste de precios de transferencia?

Se trata de un ajuste del precio de las operaciones intercompañía entre dos (o más) empresas de un grupo que se realiza durante el ejercicio (a menudo al final del año) con la finalidad de asegurar que la política de precios de transferencia aplicada durante el año concluya efectivamente en un resultado de plena competencia. Dado que, en la práctica, muchas políticas de precios de transferencia se establecen “ex ante”[2] sobre la base de proyecciones (por ejemplo, tomando como indicadores el volumen de ventas, la proporción de gastos compartidos, etc.), la naturaleza de plena competencia en la mayoría de las jurisdicciones fiscales debe comprobarse anualmente mediante la aplicación del principio de anualidad. Como las proyecciones en la mayoría de los casos se desvían de la realidad, se necesita un ajuste de precios de transferencia para alinear el resultado operativo real con el principio de plena competencia.

¿Cómo se afectan los impuestos indirectos con un ajuste en precios de transferencia?

Por lo general, los derechos aduaneros se calculan como un porcentaje del valor en aduana. Si el comprador y el vendedor son empresas relacionadas, este valor en aduana a menudo se basa en la política de precios de transferencia del grupo. Por lo tanto, un ajuste de precios de transferencia entre la empresa importadora y el proveedor relacionado podría resultar en un cambio del valor en aduana y por lo tanto en un aumento o disminución de los aranceles aduaneros.

Por otro lado, resulta importante pensar mucho en los aspectos del IVA relacionados con dichos ajustes. En primer lugar, la base imponible del IVA de importación siempre parte del valor en aduana. Por lo tanto, un cambio en el valor en aduana resultará automáticamente en un cambio del IVA de importación. En segundo lugar, incluso si se trata de servicios (servicios compartidos – cost shared agreements) los ajustes de precios de transferencia, como tales, pueden desencadenar problemas relativos a retenciones (withholding taxes) y/o a obligaciones de correcciones engorrosas.

Por estas razones, se recomienda a las empresas siempre tener en cuenta los impuestos indirectos al establecer su política de precios de transferencia y, con especial cuidado en Chile, realizar su evaluación trimestral o semestral para evitar momentos desagradables ante el fisco.

[1] Este 28 de Junio de 2024 deberán presentarse los formularios F1907 Precios de Transferencia; F1913 Caracterización Tributaria Global; F1951 Archivo Local; F1950 Archivo Maestro ante el portal del SII.

[2] Sin considerar que, en algunos casos, las empresas chilenas deben lidiar con los diferentes cortes de años fiscales de sus relacionadas o matrices (setiembre o marzo; dependiendo la jurisdicción).

Scroll to top