Banco Mundial proyecta crecimiento para América Latina de 1,8% en 2024

Una mayor actividad económica en Estados Unidos podría beneficiar a América Central y el Caribe. Según el Banco Mundial, el Producto Interior Bruto (PIB) de América Latina crecerá un 1.8% en 2024, lo que representa una reducción de cinco décimas respecto al informe anterior divulgado a principios de este año. Sin embargo, para 2025, el Banco Mundial espera que la región crezca hasta un 2.7%, dos décimas más de lo previsto en enero, debido a la normalización de los tipos de interés y una mayor caída de la inflación.

Las proyecciones indican que los precios de los productos básicos respaldarán las exportaciones de la región, aunque el lento crecimiento de China podría limitar la demanda de estos productos. Estas previsiones están sujetas a varios riesgos, principalmente a la baja, como condiciones financieras mundiales más restrictivas, altos niveles de deuda local y fenómenos meteorológicos extremos vinculados al cambio climático.

Por otro lado, una actividad económica más robusta en Estados Unidos podría impactar positivamente en América Central y el Caribe. “A pesar de las dificultades económicas que enfrentará América Latina y el Caribe en 2024, se espera una recuperación gradual en 2025, apoyada por la disminución de la inflación y una política monetaria más flexible”, sostuvo el Banco Mundial.

Crecimiento por países

A principios de 2024, se observaron algunos signos de consolidación económica, aunque la recuperación ha sido desigual en la región. Brasil y México han mantenido la confianza empresarial, mientras que Colombia ha mostrado mejoras y Argentina ha experimentado una fuerte contracción económica.

El crecimiento de Brasil se moderará al 2% en 2024 y al 2.2% en 2025, apoyado por recortes en la tasa de política monetaria y la recuperación del consumo y la inversión privados. En México, el crecimiento se desacelerará al 2.3% en 2024 y al 2.1% en 2025, limitado por una política monetaria restrictiva a pesar de la baja esperada en la inflación y las tasas de interés.

Se espera que Argentina se contraiga un 3.5% en 2024, pero se recupere con un crecimiento del 5% en 2025 a medida que se aborden los desequilibrios económicos y disminuya la inflación. En Colombia, se prevé que el crecimiento aumente al 1.3% en 2024 y al 3.2% en 2025, impulsado por la recuperación del consumo privado y las exportaciones. Chile crecerá un 2.6% en 2024 y un 2.2% en 2025, respaldado por la demanda externa de productos básicos de energía verde y recortes en las tasas de interés.

Perú, según las proyecciones, crecerá un 2.9% en 2024 y un 2.6% en 2025, impulsado por la disminución de la inflación y los recortes en la tasa de política monetaria que estimularán el consumo privado.

En la región del Caribe, se espera un crecimiento del 7.1% en 2024, con un desempeño sólido que continuará en 2025 con un 5.7%. Excluyendo Guyana, el crecimiento previsto para 2024 será del 3.9% y del 4% en 2025, impulsado por la recuperación moderada del turismo y las remesas.

Finalmente, el crecimiento en América Central se debilitará al 3.2% en 2024 y se recuperará al 3.5% en 2025 debido a un aumento más rápido de las remesas.

Scroll to top