Mayo fue un mes importante para Costa Rica: la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), invitó oficialmente al país centroamericano a integrarse y convertirse en el miembro número 38 del organismo.

El secretario general de la organización, el mexicano Ángel Gurría, a través de un comunicado señaló que “estamos encantados de acoger a Costa Rica en la gran familia de la OCDE en un momento en que el multilateralismo es más importante que nunca. La mejor forma de responder a los desafíos del mundo actual es permitir a economías emergentes, economías en desarrollo y economías avanzadas trabajar juntas para encontrar soluciones”.

El proceso de incorporación de Costa Rica se inició hace una década y ahora se encuentra en su última etapa. En este tránsito ha debido hacer cambios relevantes en su legislación para adecuarse a los estándares de la OCDE.

Algunas de las más significativas son:

  • La Reforma de la Ley Reguladora del Mercado de Valores, que permite a las superintendencias intercambiar todo tipo de información con otros organismos supervisores financieros nacionales y extranjeros, con el fin de mejorar la credibilidad y la confianza de los inversionistas.
  • Creación de la Unidad Asesora de la Propiedad Accionaria del Estado, que mejora el desempeño de estas empresas y su sostenibilidad a largo plazo.
  • El convenio internacional sobre la responsabilidad nacida de daños debidos a la contaminación por hidrocarburos.
  • Políticas al Consumidor en materia de legislación, comercio electrónico y mediaciones colectivas.
  • Seguro de depósitos que crea un fondo de garantía financiado por todas las entidades monetarias en El Banco Central de Costa Rica (BCCR), el cual cubriría a todos los ahorrantes en el país, independientemente de si sus ahorros están en una entidad pública o privada.
  • Un seguro de depósito garantiza a los ahorrantes que en caso de quiebra sus capitales no se darán por perdidos.
  • Modificaciones a la ley de zonas francas para equipararlas a las de otros países pertenecientes a la OCDE.

Esta agenda robusta de reformas y medidas que llevó a cabo el Estado costarricense abre nuevas perspectivas para el país. Atraerá más inversión extranjera, disminuirá las tasas y mejorará la calificación económica de la nación. Además, Costa Rica cooperará más en el combate a la evasión fiscal y de lavado de capitales, mejorando aún más su reputación global.

En ese sentido, las empresas de consultoría en temas tributarios y negocios cumplen un destacado rol para asesorar a las compañías que quieren invertir en el país centroamericano, facilitando su instalación en el mercado. “Englobally se mantiene actualizada en toda legislación nueva, de manera de mantener a sus clientes informados y preparados para no solo para velar por el cumplimiento, sino para explorar oportunidades que se puedan presentar para potenciar el negocio”, comentó Enrique Lara, socio de Englobally Costa Rica.

Algunos de los grandes cambios en el nuevo escenario OCDE para las empresas que invierten en Costa Rica es que deberán revelar información de los accionistas finales de las empresas (personas naturales), ya sean nacionales o extranjeros. Además, las políticas bancarias serán más estrictas con respecto a transacciones bancarias internacionales y regulaciones más selectivas para empresas de servicios que apliquen al régimen de zonas francas, explicó Karen Abarca de Englobally Costa Rica.

A su vez, se espera que mejore la imagen de los inversionistas costarricenses que deseen levantar proyectos en el extranjero, ya que vendrían con un respaldo de procesos internos que mejoren sus políticas en cualquier lugar. La estabilidad económica y la fortaleza de la moneda local, el Colón, facilitarán las inversiones internacionales y abre oportunidades para aprovechar situaciones diferenciadas de costos de producción en otros países.

También Costa Rica ha tomado medidas en el ámbito de la transparencia y mejoramiento en el manejo de datos. El año pasado se realizó una reforma fiscal muy agresiva en la que se concretaron medidas de mayor control fiscal. Adicionalmente, se implementó la factura electrónica. Este proceso da información específica y en tiempo real a la oficina de impuestos. El uso de tecnología de “Big Data” se está implantando de manera de que se puedan desarrollar intervenciones más específicas y eficaces para disminuir la evasión fiscal y lograr una mayor sensibilidad y precisión en la determinación de políticas fiscales.

El ingreso de Costa Rica a la OCDE convierte al país en el miembro número 38 del organismo y en el cuarto país Latinoamericano y el primero de Centro América. “Cómo parte de la Región esperamos que más países puedan incorporarse para mantener prácticas y legislación consolidada que facilite los procesos de intercambio. Para ello, Englobally Costa Rica está posicionada para apoyar a las empresas de Centro América en el desarrollo de sus negocios a nivel regional manteniendo el cumplimiento normativo vigente en cada país, señaló Enrique Lara de Englobally Costa Rica.

El país centroamericano al ser miembro de la OCDE podrá participar de comités y grupos de trabajo con expertos en materias sociales, medioambientales y económicas que evalúan e impulsan las mejores políticas públicas y los mejores estándares para los países que integran el organismo. Una importante plataforma que con sus estándares basados en evidencia, estadísticas y análisis confiables contribuirá a impulsar a Costa Rica en su camino a convertirse en un país desarrollado.

Solo resta que la firma del Acuerdo de Adhesión de Costa Rica a la Convención de la OCDE, debe pasar por la aprobación de la Asamblea Legislativa de Costa Rica y luego depositado en el organismo, que tiene sede en París, antes de su ingreso oficial. De esta manera, Costa Rica acompañará a México, Chile y Colombia como los únicos países latinoamericanos miembros del organismo internacional en sus más de 60 años de existencia.

También te puede interesar
Las oportunidades que ofrece Costa Rica

Publicado el 09-2020 por Englobally Latinoamérica