Trabajo en casa en Colombia

La nueva Ley del Trabajo en Casa (Ley 2088) entró en vigencia en Colombia el 12 de mayo de este año y establece los deberes y derechos de los trabajadores y empleadores en esta modalidad de trabajo, que se ha hecho habitual en estos tiempos debido a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

La nueva normativa establece que la prestación de servicio desde el hogar por parte del trabajador debe ser considerada como una situación excepcional y sin que se alteren las condiciones laborales y legales que fueron pactadas desde el comienzo en el contrato. Es diferente al teletrabajo que consagra la Ley 1221 de 2008, la que comprende a esta segunda modalidad como una forma permanente en que el trabajador puede operar a distancia de la sede de la empresa, con asistencia de equipos tecnológicos.

Tanto trabajadores del sector público como el privado, con excepciones a quienes se encuentren cobijados a regímenes especiales de orden constitucional, pueden acogerse al régimen de trabajo en casa, que la ley define como el desempeño transitorio de las funciones o actividades laborales fuera del lugar donde habitualmente se realizan, privilegiando el uso de tecnologías de la información y comunicaciones.

La ley entiende que el trabajo en casa satisface principios fundamentales del Estado Social de Derecho y los derechos fundamentales de las personas, rigiendo los principios generales de la Ley del Trabajo. En ese sentido, durante todo el tiempo que el empleado desarrolle sus actividades, bajo la modalidad de trabajo en casa, tendrá derecho a percibir los salarios y prestaciones sociales derivadas de su relación laboral, no pudiendo ser alteradas por el contratante.

Para la implementación de la modalidad del trabajo en casa, el empleador deberá capacitar y desarrollar las competencias digitales de sus empleados para el desarrollo de sus labores y realizar una notificación por escrito sobre el inicio del trabajo en casa y señalar el período de tiempo en que estará bajo esta modalidad. También la normativa dispone que el trabajador pueda utilizar sus propios equipos y herramientas de trabajo siempre que medie un acuerdo con su empleador, en caso contrario, éste deberá suministrar los equipos, software y herramientas necesarias para el desempeño remoto. El empleador tiene la facultad, de acuerdo a la normativa vigente sobre la materia, de establecer los criterios de responsabilidad sobre el acceso y cuidado de los equipos, así como la custodia y reserva de la información.

La normativa reconoce a los trabajadores, que devenguen hasta dos sueldos mínimos mensuales y que tienen reconocido el auxilio por transporte, se le conceda este pago a título de auxilio de conectividad digital. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el auxilio de conectividad y el auxilio de transporte no son acumulables.

Los criterios aplicables al trabajo en casa, según la normativa, son la coordinación, la que debe establecerse de modo armónica y en comunicación constante entre empleado y empleador, donde este último debe proveer las herramientas para el reporte, seguimiento y evaluación del trabajo. Por otra parte, la ley establece como criterio el derecho a la desconexión que inhibe a que el empleador formule órdenes y requerimientos fuera de la jornada de trabajo, con el fin de conciliar la vida personal, familiar y laboral.

La habilitación del trabajo en casa por circunstancias excepcionales o especiales se extenderá por un periodo de tres meses, prorrogables por igual lapso si las condiciones que la originaron siguen vigentes. La normativa faculta al empleador a dar por terminada unilateralmente esta modalidad cuando las condiciones que la originaron desaparecen.

En términos de la seguridad social, el trabajador continuará disfrutando de los mismos derechos y garantías que establece su contrato de trabajo, así como su derecho a asociación y sindicalización. La Administradora de Riesgos Laborales a la que se encuentre afiliado deberá promover programas que alienten la salud física y mental, así como la seguridad en el trabajo. En tanto, el empleador deberá comunicar a la entidad la dirección donde se realizarán las actividades en forma remota.


Publicado el 06-2021 por Englobally Latinoamérica