boris baldinger

 

Para estar al día en cumplimiento tributario, nuestro colaborador Germán R. Pinto Perry informa que la Reforma Tributaria contenida en la Ley 20.780 modifica los regímenes de tributación aplicable al mayor valor (utilidad) generada en la enajenación de acciones de sociedades anónimas, pero fue conservadora en mantener el tratamiento de ingreso no renta, que está consagrado en el artículo 107 de la LIR.

En efecto, en la actualidad no hay tributación cuando un inversionista cumple los requisitos de adquisición del articulado que comentamos y también los exigidos cuando hay una enajenación de estos títulos.

Son tres tipos de formas de adquisición que hacen merecedora inicialmente a no pagar tributos cuando se venden acciones, siendo la compra en operaciones en alguna bolsa de valores autorizada por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) la más común y fácil de verificar.

Por su parte, también existen tres formas de enajenación de estos títulos para impetrar este tratamiento, siendo, también, la venta de las acciones a través de una operación de bolsa de las mismas características anteriores, la más factible.

Ahora bien, se mantiene un requisito que es transversal a las distintas modalidades de enajenación, respecto a que toda operación de venta tiene que efectuarse en un día en que el título haya tenido “presencia bursátil” o la haya tenido en los últimos 90 días antes de la cesión.

También te puede interesar
Precios de Transferencia y la relevancia de una asesoría experta

Publicado el 01-2016 por Englobally Latinoamérica