El artículo 31 de la Ley sobre Impuestos a la Renta en su número 5, establece los criterios para aceptar la depreciación que se aplica a los bienes del activo fijo de los contribuyentes del Impuesto a la Renta de Primera Categoría (IRPC) que tributan según renta efectiva demostrada de acuerdo a contabilidad completa.

Solo se acepta el cargo a resultados por este concepto, cuando se ha calculado según el método “lineal”, aplicado sobre el costo histórico del bien reajustado según la variación del Indice de Precios al Consumidor (IPC), sin rebajar ningún concepto por valor residual.

También se consideran años de vida útil que el Servicio de Impuestos Internos (SII) ya definido en sus distintas instrucciones.

El mismo artículo establece que los contribuyentes pueden aumentar el monto de la depreciación anual disminuyendo a un tercio los años de vida útil que el SII ha fijado para todos los bienes, permitiendo de esta forma reflejar un mayor gasto por depreciación que disminuye la utilidad afecta al IPRC. Ahora bien, esta “depreciación acelerada” solo se puede aplicar a bienes nuevos o importados cuya vida útil normal según el SII, sea igual o superior a 3 años.

Germán Pinto Perry