economía del conocimiento

Argentina ha implementado una serie de medidas tributarias para promover el desarrollo de las empresas que se dedican a prestar bienes y servicios en la economía del conocimiento. En octubre del año pasado fue sancionada por el Congreso Argentino la modificación al Régimen de Promoción de Economía del Conocimiento previsto en la Ley N.º 27506. En diciembre del mismo año, fue reglamentada por el poder ejecutivo y en febrero de 2021 la disposición entró en vigencia tras ser publicada en el Boletín Oficial.

Para optar al beneficio, las empresas deben tener al menos un 70% de la facturación del negocio, en los últimos 12 meses, en las actividades promovidas. Además, las compañías tendrán como exigencia cumplir con dos de tres de las siguientes condiciones:

a) acreditación de normas de calidad.
b) ejecución de inversiones en capacitación, con particular énfasis en aquellas realizadas con el sistema educativo.
c) un porcentaje de exportación, cuando éste se corresponda con bienes o servicios desplegados en el entorno de alguna de las actividades de la economía del conocimiento.

Dentro de los requisitos adicionales a entregar, los beneficiarios podrán considerar lo invertido en los últimos 12 meses o bien el promedio de los últimos 24 meses precedentes a la fecha de su postulación.

Previamente a la inscripción, los interesados deberán completar el formulario que establezca la AFIP y, para esto, es requisito estar en cumplimiento de las obligaciones fiscales y previsionales, ya que el formulario se completa con información obtenida de las declaraciones juradas del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y de los aportes y contribuciones sociales.

La solicitud de inscripción a este régimen se presenta en la Plataforma de Trámites a Distancia (TAD) del Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE). Las autoridades hacen hincapié que toda la documentación e información presentada, que acredita ser beneficiario, debe conservarse por 10 años, ya que, dentro de ese período, el Ministerio de Desarrollo Productivo estará facultado para solicitar la documentación original a fin de verificar el correcto cumplimiento de la normativa.

Las actividades que entran en esta categoría son: industria del software y servicios informáticos digitales; producción y postproducción audiovisual; biotecnología, bioingeniería e ingeniería genética; servicios geológicos y de prospección; servicios de relacionados con la electrónica y las comunicaciones; nanotecnología y nanociencia; industria aeroespacial; industria nuclear.

Dentro de los principales beneficios están la rebaja segmentada del Impuesto a las Ganancias, según el tamaño de la empresa; la disminución de hasta 70% en las contribuciones patronales y una alícuota del 0% de derechos de exportación de servicios.

Las compañías que provienen del Régimen de Promoción del Software, obtendrán de forma retroactiva al 1 de enero de 2020 los beneficios de disminución de contribuciones patronales y del impuesto a las ganancias. Por otro lado, los beneficios concernientes a los derechos de exportación regirán desde el 22 de diciembre de 2020, fecha en que se publicó el decreto reglamentario del Poder Ejecutivo.

Además, se determinó que las provincias de San Juan; Santiago del Estero; Tucumán; Catamarca; Corrientes; La Rioja; Entre Ríos; Jujuy; Salta; Misiones; Chaco; y Formosa, calificadas como zonas desfavorables, tendrán un beneficio adicional de 10% sobre las contribuciones patronales.


Publicado el 04-2021 por Englobally Latinoamérica