Un gobierno corporativo se establece mediante una estructura organizacional eficaz que se apoye en los principios y valores de la empresa. No obstante, dependiendo del sector específico de cada organización empresarial, la estructura o planificación del gobierno corporativo puede variar. En cualquier caso, es preciso determinar la visión y las metas de la empresa, optimizar al máximo los recursos y trazar las políticas que guiarán cada proceso.

gobierno corporativo empresa

¿Qué es el gobierno corporativo?

El gobierno corporativo hace referencia al conjunto de principios, normas y procedimientos que rigen el funcionamiento y la gestión de los órganos de gobierno de una sociedad empresarial. Concretamente, establece y equilibra las relaciones entre el consejo de administración, junta directiva, accionistas, proveedores, clientes y el resto de las partes interesadas, y estipula normas y procedimientos que deben seguirse en la toma de decisiones.

Es decir, el gobierno corporativo permite guiar a la empresa a través de directrices estratégicas, reforzando la relación y confianza de los acreedores, inversores y clientes, y, por ende, mejorando la productividad, la eficiencia y la sostenibilidad. En definitiva, el gobierno corporativo ha de generar valor a corto, medio y largo plazo, basándose en cuatro premisas fundamentales: transparencia, responsabilidad, igualdad e independencia.

Estructura del gobierno corporativo

La estructura o disposición de un gobierno corporativo es variable en función del tipo de empresa, pero en general se divide del siguiente modo:

  • Consejo familiar o asamblea de accionistas: está compuesta por entidades o personas que tienen capital invertido en la empresa. Estas analizan el riesgo y el rendimiento de las inversiones que lleva a cabo la empresa. Por tanto, dentro del organigrama de la empresa, la asamblea de accionistas es el órgano superior encargado del control de las inversiones, y tiene como principal propósito defender los intereses de los accionistas.
  • Junta directiva o consejo de administración: está integrado por los propietarios, los consejeros externos y los inversionistas de la empresa. La función principal del consejo de administración es decidir las estrategias a seguir por parte de la empresa. Además, se encarga de controlar las acciones del grupo directivo para conseguir los objetivos fijados. El consejo de administración presenta cada año un informe a la asamblea de accionistas, en el que se detalla el trabajo realizado por los órganos intermedios de la empresa.
  • Alta gerencia o dirección general: se encarga de llevar a cabo las labores administrativas, además de ser responsable de aplicar de manera eficiente un sistema de control interno en la organnización. Está compuesta por un grupo de gerentes, es decir, por personas que ocupan los más altos cargos dentro de la empresa. Estos puestos suelen ser ocupados por el presidente, vicepresidente, gerente, directores, subgerentes y subdirectores. Básicamente, son los encargados de la dirección general y de los diferentes departamentos y subdivisiones que componen la empresa. Así que deben determinar los objetivos, promover una comunicación fluida y eficaz, motivar a la plantilla de trabajadores y promover los valores de la empresa.
También te puede interesar
América Latina discute impuestos a las grandes fortunas para enfrentar los gastos de la pandemia

Objetivos del gobierno corporativo

Las acciones de un gobierno corporativo no se ajustan a un único patrón, aunque todo gobierno corporativo tiene como principal objetivo establecer una serie de acuerdos que eviten los conflictos internos, y que garantice que la información se reciba en todos los órganos de la empresa de manera transparente. Asimismo, una eficaz gestión del gobierno corporativo sienta las bases para lograr otra serie de metas importantes:

  • Diagnóstico de la situación actual de la empresa.
  • Medir la eficiencia del sistema de control interno de la empresa.
  • Optimizar el reporting corporativo.
  • Mejorar la protección y seguridad del consejero frente a diligencias.
  • Valorar el cumplimiento de los objetivos fijados por el consejo.
  • Garantizar el cumplimiento de los requerimientos en materia fiscal.
  • Promover la creación de estándares internacionales para facilitar las inversiones en el extranjero.

¿Qué importancia tiene el buen gobierno corporativo?

Durante los últimos años, sobre todo a raíz de las diversas crisis financieras, la comunidad internacional ha tenido una mayor constancia de la importancia que tiene que las empresas sean gestionadas de manera eficaz y transparente. El buen gobierno de una empresa es la base para su buen funcionamiento en el mercado, puesto que favorece su estabilidad y su credibilidad, contribuyendo a impulsar su crecimiento y la generación de riqueza.

También te puede interesar
ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) para las empresas: cómo aplicarlo y medirlo

Y es que las normas internas de un buen gobierno corporativo pueden ser un factor clave a la hora de aumentar el valor bursátil de las empresas, disminuir los costes y ampliar el capital. Una adecuada estructura de gobierno establecerá las condiciones necesarias para que la toma de decisiones conduzca a un aumento de la competitividad, la rentabilidad y la generación de valor, potenciando así la imagen de la empresa en los mercados.


Publicado el 09-2022 por Englobally Latinoamérica